martes, 4 de febrero de 2014

4 de Febrero: Día Mundial contra el Cáncer «Desenmascaremos los mitos»

El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo. Algunos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana.
La prevención y la detección temprana son fundamentales para detener el alarmante aumento de la incidencia de esta enfermedad. Más del 60% de los casos se concentran en África, Asia, América Central y del Sur. Esas regiones registran el 70% de las muertes a nivel global, principalmente por la falta de detección temprana de la enfermedad y el acceso a tratamientos.
El último Informe Mundial del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa de que en 2012 se registraron 8,2 millones de nuevos casos y estima que esa cifra subirá a 22 millones anuales en las próximas dos décadas.
Para fomentar medidas destinadas a reducir la carga mundial de esta enfermedad, la OMS, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) observan el 4 de febrero de cada año como el Día Mundial contra el Cáncer.

Datos y cifras

  • Los cánceres más mortiferos son los de pulmón, estómago, hígado, colon y mama.
  • Los tipos de cáncer más frecuentes son diferentes en el hombre y en la mujer.
  • Aproximadamente un 30% de las muertes se deben a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.
  • Fumar es el factor de riesgo más importante y la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer y el 71% por cáncer de pulmón.
  • Los cánceres causados por las infecciones por virus, como las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o los papilomavirus humanos (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes en los países de ingresos bajos y medios.
  • Aproximadamente un 70% de las muertes registradas en 2008 se produjeron en países de ingresos bajos y medios.

lunes, 3 de febrero de 2014

RECOMENDACIONES SOBRE AUTOMEDICACIÓN RESPONSABLE

La automedicación es la utilización de medicamentos por iniciativa propia sin ninguna intervención por parte del médico (ni en el diagnóstico de la enfermedad, ni en la prescripción o supervisión del tratamiento).
La automedicación en un hábito común en nuestra sociedad y no está exento de riesgos: utilizamos medicamentos para el dolor de cabeza, para problemas gástricos, para relajarnos, para la tos, para la alergia, etc.
La automedicación responsable puede ser conveniente si se utiliza para tratar síntomas menores y durante un tiempo limitado. 

Otro caso distinto y muy frecuente es la automedicación con medicamentos que tienen que ser prescritos por un médico. Esta es una práctica desaconsejada. 

Recomendaciones para una Automedicación Responsable

  • Hable con su médico siempre antes de tomar un fármaco que él no le haya indicado o recetado. Debe saber que en España hay muchos medicamentos de venta en farmacia sin receta. Estos fármacos no están libres de riesgos. Si está tomando otros medicamentos o tiene otras enfermedades asociadas, deberá también indicárselo.
  • No acepte medicamentos aconsejados por familiares o amigos. No sabe exactamente el motivo por el cual su médico se los recetó. Lo que le fue bien a alguno de ellos no tiene por qué actuar igual con usted.
  • Si sufre con frecuencia síntomas de enfermedades ya conocidas y diagnosticadas (dolor de cabeza, dolor de huesos, etc.), pídale a su médico que le informe de la posibilidad de automedicarse responsablemente y de cuándo consultarle.
  • Si piensa que sus síntomas precisan medicación de venta con receta (como, por ejemplo, antibióticos, tranquilizantes, etc.), debe acudir a su médico.
  • Antes de automedicarse debe tener siempre una correcta información de su médico.