lunes, 3 de febrero de 2014

RECOMENDACIONES SOBRE AUTOMEDICACIÓN RESPONSABLE

La automedicación es la utilización de medicamentos por iniciativa propia sin ninguna intervención por parte del médico (ni en el diagnóstico de la enfermedad, ni en la prescripción o supervisión del tratamiento).
La automedicación en un hábito común en nuestra sociedad y no está exento de riesgos: utilizamos medicamentos para el dolor de cabeza, para problemas gástricos, para relajarnos, para la tos, para la alergia, etc.
La automedicación responsable puede ser conveniente si se utiliza para tratar síntomas menores y durante un tiempo limitado. 

Otro caso distinto y muy frecuente es la automedicación con medicamentos que tienen que ser prescritos por un médico. Esta es una práctica desaconsejada. 

Recomendaciones para una Automedicación Responsable

  • Hable con su médico siempre antes de tomar un fármaco que él no le haya indicado o recetado. Debe saber que en España hay muchos medicamentos de venta en farmacia sin receta. Estos fármacos no están libres de riesgos. Si está tomando otros medicamentos o tiene otras enfermedades asociadas, deberá también indicárselo.
  • No acepte medicamentos aconsejados por familiares o amigos. No sabe exactamente el motivo por el cual su médico se los recetó. Lo que le fue bien a alguno de ellos no tiene por qué actuar igual con usted.
  • Si sufre con frecuencia síntomas de enfermedades ya conocidas y diagnosticadas (dolor de cabeza, dolor de huesos, etc.), pídale a su médico que le informe de la posibilidad de automedicarse responsablemente y de cuándo consultarle.
  • Si piensa que sus síntomas precisan medicación de venta con receta (como, por ejemplo, antibióticos, tranquilizantes, etc.), debe acudir a su médico.
  • Antes de automedicarse debe tener siempre una correcta información de su médico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario