Ley de Derechos y Garantías de las Personas ante el Proceso de la Muerte

Ley de Derechos y Garantías de las Personas ante el Proceso de la Muerte

El objetivo de la ley es garantizar una atención adecuada durante el proceso final de la vida. Sus principios se basan en evitar el sufrimiento y respetar la dignidad y la libre decisión de cada paciente.
La norma incluye los siguientes aspectos clave:
  • Garantizar el acceso a los cuidados paliativos y al tratamiento del dolor.
  • Establecer el derecho a la atención sanitaria en domicilio en la etapa final.
  • Prohibir la obstinación terapéutica.
  • Actualizar la normativa que regula la voluntad vital anticipada.
  • Regular la aplicación de la toma de decisiones de las personas en las situaciones terminales.
También se establece la potestad del ciudadano para rechazar o paralizar cualquier tratamiento o intervención aunque ello pueda poner en peligro su vida. Los pacientes que tengan que ser hospitalizados tendrán derecho a una habitación individual durante su estancia, además de la posibilidad de estar acompañados por su familia durante el proceso de la muerte.
Si lo deseas, tienes derecho a registrar tus preferencias sobre las actuaciones sanitarias que puedan afectarte en un futuro a través del Registro de Voluntades Vitales Anticipadas.

Profesionales sanitarios e instituciones

Las principales obligaciones de los profesionales sanitarios en relación con la Ley de Derechos y Garantías de las Personas ante el Proceso de la Muerte son:
  • Informar al paciente sobre su situación y respetar sus decisiones que este tome sin imponer sus opiniones personales, morales, religiosas o fisiológicas.
  • Transmitir información sobre el derecho a formular la declaración de voluntad vital anticipada, así como a consultar el registro.
  • Limitar las medidas de soporte vital cuando lo estimen necesario para evitar la obstinación terapéutica.
  • Ofrecer al paciente todas las intervenciones sanitarias necesarias para garantizar su adecuado cuidado y comodidad.
Las instituciones sanitarias deben:
  • Garantizar el cumplimiento de los derechos del paciente. Si es necesario, los centros son los responsables de poner en marcha los medios para que estos no se vean mermados en el caso de de una posible negativa o ausencia del profesional sanitario.
  • Prestar apoyo y asistencia a la familia de la persona en situación terminal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RECOMENDACIONES ANTE LA GRIPE

EL CENTRO DE SALUD DE GRAN CAPITÁN MANTIENE SU ACREDITACIÓN DE CALIDAD