domingo, 30 de noviembre de 2014

DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA




La infección por el virus de inmunodeficiencia humana /sida es una infección vírica, transmisible y crónica producida por el VIH, que deteriora progresivamente el sistema inmunitario del paciente mediante la destrucción de los linfocitos T CD4+.

Este deterioro conlleva la aparición de enfermedades oportunistas (infecciones, tumores, etc.) que definen el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). 


Los síntomas de la infección por el VIH varían en función del estadio en que se encuentre. Aunque en la mayoría de los casos el pico de infectividad se alcanza en los primeros meses, muchas veces el sujeto ignora que es portador hasta que alcanza fases más avanzadas. En las primeras semanas que siguen al contagio, las personas a veces no manifiestan ningún síntoma, y otras presentan una afección de tipo gripal, con fiebre, cefalea, erupción o dolor de garganta. 
A medida que la infección va debilitando su sistema inmunitario, el sujeto puede presentar otros signos y síntomas, como inflamación de los ganglios linfáticos, pérdida de peso, fiebre, diarrea y tos. En ausencia de tratamiento podrían aparecer también enfermedades graves como tuberculosis, meningitis por criptococos o diversos tipos de cáncer, por ejemplo linfomas o sarcoma de Kaposi, entre otros.

Transmisión

El VIH se puede transmitir por el contacto con diversos líquidos corporales de personas infectadas, como la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales. No es posible contagiarse a resultas de contactos de tipo corriente y cotidiano como puedan ser los besos, abrazos o apretones de manos o por el hecho de compartir objetos personales, alimentos o bebidas. 

Factores de riesgo

Hay ciertos comportamientos y afecciones que incrementan el riesgo de que una persona contraiga el VIH, entre ellos:
  • practicar coito anal o vaginal sin protección;
  • padecer alguna otra infección de transmisión sexual como sífilis, herpes, clamidiasis, gonorrea o vaginosis bacteriana;
  • compartir agujas o jeringuillas contaminadas, soluciones de droga u otro material infeccioso para consumir drogas inyectables;
  • recibir inyecciones o transfusiones sanguíneas sin garantías de seguridad o ser objeto de procedimientos médicos que entrañen corte o perforación con instrumental no esterilizado;
  • pincharse accidentalmente con una aguja infectada, lesión que afecta en particular al personal sanitario.

Tratamiento

El VIH se puede combatir mediante una politerapia que comprenda tres o más antirretrovíricos. Aunque no cura la infección por VIH, este tipo de tratamiento controla la replicación del virus dentro del organismo del sujeto y contribuye a fortalecer su sistema inmunitario, restableciendo así su capacidad para combatir infecciones. El tratamiento antirretrovírico permite a las personas afectadas por el VIH llevar una vida sana y productiva.
Más Información:

martes, 25 de noviembre de 2014

HOY HABLAMOS DE DIABETES MELLITUS

La Diabetes Mellitus es una enfermedad crónica que se caracteriza por presentar altos niveles de azúcar en sangre.
Se origina porque el organismo no produce insulina o no la utiliza adecuadamente.
La Insulina es una hormona necesaria para transformar el azúcar de los alimentos en la energía que necesitamos para realizar las actividades de nuestra vida diaria. Es producida por el páncreas, que es un órgano que se encuentra ubicado en la región izquierda del abdomen.

Hay varios tipos de Diabetes

  1. Diabetes Mellitus Tipo 1: normalmente se presenta en la infancia pero puede aparecer a cualquier edad. El páncreas deja de producir insulina.
  2. Diabetes Mellitus tipo 2: es el tipo de diabetes más común, principalmente en adultos con sobrepeso, de mayor edad, sedentarios, con antecedentes en la familia de diabetes y ahora en niños con obesidad. El organismo no produce la cantidad suficiente de insulina o esta no actúa en forma adecuada o una combinación de ambas.
¿Qué síntomas pueden tener?
  • Polidipsia: Mucha sed
  • Poliuria: Orinar en exceso
  • Cansancio, fatiga.
  • Visión borrosa.
  • Hambre excesivo
  • Pérdida de peso sin una causa aparente.
  • Dolor de estómago, náuseas o vómitos.
El tratamiento se basa en 3 pilares fundamentales:

  1. Dieta:
    • Mantener una dieta variada y saludable
    • Buscar el equilibrio entre las calorías que ingiere y la actividad fisica.
    • Incorporar cereales integrales, verduras, frutas, lácteos descremados, etc.
    • Limitar ingesta de grasas saturadas, trans, sal y azucares añadidos.
  2. Ejercicio:debe ser regular, de moderada intensidad y aeróbico. 
    • Caminar 
    • Subir por las escaleras
    • Nadar 
  3. Medicamentos: para ayudar a bajar los niveles de glucemia. Dependiendo de cada caso, existe tratamiento oral con comprimidos o inyectables como la insulina.

martes, 18 de noviembre de 2014

Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos

El 18 de noviembre se celebra el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos con el que se pretende concienciar tanto a la población como a profesionales y autoridades sanitarias sobre este problema sanitario. 
En anteriores ediciones la semFYC ha recordado, desde su Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas, que los antibióticos sólo son efectivos frente a las bacterias y no ante infecciones víricas como la gripe o los resfriados. En este sentido, el coordinador del grupo, Josep Mª Cots, advierte que "España es un país con el concepto extendido de que los antibióticos curan todas las infecciones. Funcionamos con el famoso triángulo: fiebre equivale a infección y ésta se trata con antibióticos, y esto no es así" aunque también admite que "el panorama es cada vez más alentador gracias a las campañas de sensibilización que ha puesto en marcha la Administración, y los profesionales cada vez somos más sensibles a este problema, aún hay mucho por hacer. En Atención Primaria, donde se realizan casi el 80% de las prescripciones de antibióticos, no debemos bajar la guardia".
Puedes consultar toda la información sobre este Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos en la página web de la iniciativa europea, así como en sus perfiles de Facebook y Twitter. Otros materiales de interés lanzados con motivo de la campaña son:
- Mensajes principales, público en general:
- Mensajes clave para el público en general sobre automedicación con antibióticos (2014):
- Carteles Automedicación con Antibióticos (2014):
- Médicos de atención primaria:
- Médicos de hospital:
- Bacterias multiresistentes amenaza para la salud:  
- Resistencias, hechos y cifras:
- Vídeos YouTube (versión corta y larga):
- Relatos de pacientes:

miércoles, 12 de noviembre de 2014

HOY HABLAMOS DE EPOC


La EPOC es un proceso prevenible y tratable que se caracteriza por una obstrucción al flujo aéreo no reversible completamente. La obstrucción es generalmente progresiva y se asocia a una respuesta inflamatoria anormal frente a partículas y gases nocivos, producidos principalmente por el tabaco. Aunque la EPOC afecta al pulmón, tiene consecuencias sistémicas significativas.

Pacientes en riesgo

Todo paciente fumador con un consumo acumulado de tabaco 20 paquetes/año ha de ser considerado como paciente en riesgo. La existencia de tos y expectoración durante más de 3 meses al año durante 2 años consecutivos, o disnea limitante, debe ser valorada como un posible síntoma centinela del desarrollo de una EPOC.

En estos pacientes se recomienda la realización de espirometría forzada.

Tratamiento:

1. Broncodilatadores
Son los principales fármacos en el tratamiento de la EPOC. Su administración debe ser inhalada.
2. Glucocorticoides
Se utilizan cuando los broncodilatadores solos no son suficiente. Su administración generalmente es inhalada.

En los pacientes con EPOC es importante la prevención de las infecciones bacterianas y virales (vacunación antigripal).

Para más información acuda a su médico de familia.