martes, 20 de enero de 2015

LESIONES EN LA PIEL POR EL FRÍO


En los meses de invierno la piel sufre por el frío y también por los cambios de temperatura que ocasiona pasar del frío de la calle al calor que origina la calefacción en los edificios. Esta repetida variación de temperaturas provoca vasoconstricciones y vasodilataciones en la piel dando lugar a la aparición de distintas lesiones.

Las Pieles secas suelen agrietarse y resecarse con facilidad con el frío, mientras que la pieles grasas aguantan mejor las temperaturas bajas, así como los rigores  propios del invierno, aunque también  pueden afectarse por el frío.

Entre las lesiones características por el frío destacan:

  • Perniosis o sabañones: son lesiones inflamatorias, eritematosas y a menudo pruriginosas (que pican), de localización acral (en zonas finales de los dedos, nariz y orejas), que aparecen tras el contacto con el frío.

  • Cuperosis: son pequeños capilares dilatados que forman como telas de araña especialmente en las mejillas y la nariz aunque pueden aparecer por todo el rostro

  • Livedo Reticularis: es un patrón reticular de decoloración rojiza y azulada de la piel, que  afecta las piernas generalmente. Está asociada con una vasodilatación de los vasos sanguíneos y puede empeorar con el frío.

  • Urticaria a Frigore: se caracteriza por la aparición de habones pocos minutos después de la exposición al frío.

  • Fenómeno de Raynaud: consiste en episodios de cambios de color en los dedos de las manos y los pies durante la exposición al frío o en respuesta a estrés emocional. En algunas personas también afecta las orejas, labios y nariz.


Para evitar la aparición o el empeoramiento de otras afecciones de la piel (psoriasis, eczemas) es importante la PROTECCION CONTRA EL FRÍO, con ropa de abrigo adecuada, lo cual hará que nuestra piel sufra menos por las bajas temperaturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario