martes, 24 de marzo de 2015

24 DE MARZO: DIA MUNDIAL LUCHA CONTRA LA TUBERCULOSIS


La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que suele afectar a los pulmones y es causada por una bacteria (Mycobacterium tuberculosis). Se transmite de una persona a otra a través de gotículas generadas en el aparato respiratorio pacientes con enfermedad pulmonar activa.






La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. 
Se calcula que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente: están infectadas por el bacilo pero no han enfermado ni pueden transmitir la infección.
En la actualidad en todo el mundo, la TB representa la principal causa de muerte atribuible a un agente infeccioso único. Se estima que un tercio de la población mundial está infectada, apareciendo en 2013 9 millones de casos nuevos, según datos de la OMS. 

Las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen a lo largo de la vida un riesgo de enfermar de tuberculosis de un 10%. Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunitario está dañado, como ocurre en casos de infección por el VIH, malnutrición o diabetes, o en quienes consumen tabaco.
Sintomatología:
En la mayoría de los casos, los síntomas iniciales suelen ser insidiosos, de carácter general: astenia, anorexia, pérdida de peso, febrícula, sudoración de predominio nocturno, persistiendo semanas o meses.
En las formas pulmonares suele haber tos, expectoración mucopurulenta, hemoptisis, dolor torácico, sensación de opresión y disnea. 

Diagnóstico:



El único diagnóstico de certeza se basa en el aislamiento y cultivo del M. Tuberculosis, para lo que se necesita una sospecha clínica  y la obtención de material adecuado.
La intradermorreacción de Mantoux o test tuberculítico es de ayuda sólo en el diagnóstico de infección tuberculosa e indica contacto con el Bacilo tuberculoso, no infección. 


Tratamiento:



La tuberculosis es una enfermedad que se puede tratar y curar. La forma activa que es sensible a los antibióticos se trata con una combinación estándar de antibióticos durante seis meses. 
La gran mayoría de los enfermos pueden curarse a condición de que los medicamentos se tomen correctamente.
Entre 2000 y 2013, se calcula que se han salvado unas 37 millones de vidas a través del diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis. 
¿Cuando acudir al Médico de Familia?
  • Cuando haya estado en contacto cercano con una persona diagnosticada de tuberculosis. Las personas con más riesgo de contagiarse son los que viven en contacto con el enfermo, y principalmente los niños. 
  • Si presenta cuadro de tos persistente (de semanas de evolución), perdida de peso, fiebre o febrícula, expectoración con restos de sangre.
Más Información:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada